Diversidad

Declaración de Diversidad

La Python Software Foundation y la comunidad global Python aprueba y alienta la participación de todos y todas :-).
Nuestra comunidad esta basada en respeto mutuo, tolerancia y fomento, y estamos trabajando para ayudar a cada uno a vivir a la altura de estos principios. Queremos que la comunidad sea más diversa: quien quieras que seas, y cualquiera sean tus orígenes, te recibiremos.

Apéndice

Hemos creado esta esta declaración de diversidad porque creemos que una comunidad Python diversa es más fuerte y vibrante. Una comunidad diversa donde las personas tratan a cada otra con respeto tiene más contribuidores potenciales y más fuentes de ideas. Aunque hemos enunciado la declaración formal de diversidad genérica para incluir todo, reconocemos que hay atributos específicos que son usados para discriminar contra las personas. En orden alfabético, algunos de estos atributos incluyen (pero no están limitados a):
edad, cultura, etnia, género (identidad o expresión), nacionalidad, diferencias físicas o mentales, política, raza, religión, sexo, orientación sexual, estatus socioeconómico, y subcultura. Aceptamos a las personas sin importar los valores de estos u otros atributos.
La comunidad Python recibe a las personas sin importar que idioma hablan naturalmente. (Aunque el desarrollo básico de Python se hace en Inglés.) La comunidad Python alienta la creación de grupos de usuarios en todas las localizaciones, y muchos de ellos están listados en http://wiki.python.org/moin/LocalUserGroups Muchos de estos grupos de usuario también tienen listas de correo en su idioma local preferido.

Traducido al español. Original en inglés: Python Diversity

¿A qué nos referimos cuando hablamos de diversidad en la comunidad Python?

La innovación y el crecimiento se dan a partir del cruce de múltiples puntos de vista ya que cada persona aporta una serie de experiencias y perspectivas únicas. Es por eso que la comunidad de Python está convencida de los beneficios de crear un ambiente receptivo para personas que actualmente están condicionadas por dificultades como la falta de oportunidades de desarrollo, la poca presencia de referentes de alto nivel o la inexistencia de redes de contención compuestas por pares. En la mayoría de los casos, estas personas representan un porcentaje alto de la población pero se encuentran infrarrepresentadas en las comunidades de informática. Una de las causas de esta ausencia es la discriminación.

¿Discriminación?

La edad

El edadismo es la estereotipificación y discriminación contra personas o colectivos por motivo de edad, anclado en creencias, normas y valores que justifican dicha discriminación. Un ejemplo claro es cuando se ignoran las ideas, opiniones o propuestas de une niñe porque “es demasiado chique”, o cuando se le niega algún conocimiento porque “lo va a entender cuando sea más grande”. Otro ejemplo se da con las mujeres de edades entre 25 y 40 años, quienes son rechazadas en puestos de trabajo, por encontrarse en un rango etario en el que la sociedad espera y pretende que sean madres.

La diversidad funcional

Con diversidad funcional nos referimos a “la diferencia de funcionamiento de una persona al realizar las tareas habituales (desplazarse, leer, agarrar, ir al baño, comunicarse, relacionarse, etc) de manera diferente a la mayoría de la población”. Este concepto fue propuesto por el Foro de Vida Independiente en el año 2005 para buscar una terminología no negativa para referirse a las personas afectadas, en tanto “discapacidad” o “minusvalía” -por ejemplo- son considerados conceptos peyorativos.

El capacitismo es una forma de discriminación o prejuicio social contra las personas con diversidad funcional basado en la capacidad de las personas para razonar, sentir y comunicarse. Por ejemplo, cuando asumimos que todas las personas en un mismo espacio tenemos las mismas habilidades para movernos, cuando nuestros sitios web y aplicaciones no son accesibles, o cuando nos burlamos de alguien que no entiende de la misma forma que nosotres, entre otras acciones.

El sexo, la identidad o expresión de género y/o la orientación sexual

Por sexo se entiende la distinción entre personas fundada en su genitalidad, es decir, la clasificación biológica de los cuerpos, basada en factores como los órganos sexuales externos, internos y reproductivos, las hormonas y los cromosomas. Somos personas insertas en una cultura binaria que reconoce dos únicos sexos (femenino y masculino) porque necesita etiquetar a las personas dentro de lo que establece como lo normal. En verdad, podemos hablar del sexo como un espectro donde en los extremos encontramos al femenino y al masculino y entremedio se encuentran una gran variedad de sexos que comúnmente se engloban dentro del término intersex.
Según una concepción binaria, se llama género al conjunto de códigos socioculturales que se utilizan para distinguir lo que una determinada sociedad considera roles y conductas masculinas y femeninas, generalmente asociadas a la genitalidad. Sin embargo el género es también una construcción personal del ser donde la concepción binaria se convierte en un amplio espectro de posibilidades entre masculino y femenino o fuera del mismo. En este sentido, la identidad de género de una persona es la propia vivencia del género según cada cual la siente, por lo que puede o no corresponderse con el sexo (travesti, trans, género fluido, no-binario, entre otras). A su vez, la expresión de género es la exteriorización de la identidad de género de una persona a través de la vestimenta, el nombre, comportamientos, etc.
La orientación sexual es la atracción física, emocional, erótica, afectiva y espiritual que alguien siente hacia otra/s persona/s. Las formas de denominarla se basan principalmente en el sexo de la persona que es objeto de deseo: heterosexual (atracción hacia personas del sexo opuesto)*, homosexual (atracción hacia personas del mismo sexo), bisexual (atracción hacia personas de ambos sexos)*, pansexual (atracción hacia personas independientemente de su sexo biológico o identidad de género), asexual (falta de atracción sexual), demisexual (atracción sexual sólo en algunos casos en los que previamente se ha establecido un fuerte vínculo emocional o íntimo), entre otras.
* Responden a una concepción binarista de la sexualidad y el género

La misoginia (odio hacia las mujeres), transfobia (odio hacia las personas trans), homo/lesbofobia (odio hacia las personas que tienen una orientación sexual diferente a la normativa) son algunas formas de discriminación hacia personas que difieren del género legitimado por el poder. Dentro de estos ejemplos, existen formas de maltrato “sutiles” (o más bien, no tan explícitas) que se esconden en la cotidianidad: preguntarle a una mujer si piensa tener hijes en una entrevista laboral, negar un puesto de trabajo a una persona por su identidad y/o expresión de género, menospreciar la opinión o conocimiento de una persona por el simple hecho de no ser hombre cis, creer que los cerebros de los hombres y las mujeres son y funcionan de distinta forma, asegurar que existen cosas de mujeres y cosas de hombres, y muchísimos ejemplos más. Los femicidios, transfemicidios, travesticidios son la máxima expresión de violencia patriarcal sobre les cuerpes e identidades disidentes.

La etnia, religión, nacionalidad, cultura y/o subcultura

Una etnia es un conjunto de personas que comparten rasgos culturales, lengua, religión, celebración de ciertas festividades, música, vestimenta, tipo de alimentación, etc, características y costumbres que se conservan a través de los años como símbolo de identidad de la misma. Muchas veces comparten también orígenes genealógicos, históricos o territoriales como es el caso del pueblo judío, palestino o los Tuareg.
La religión Puede definirse como un sistema cultural de comportamientos y prácticas, cosmovisiones, ética y organización social, que relaciona la humanidad a una categoría existencial.
A partir de sus creencias sobre el cosmos y la naturaleza humana, las personas pueden derivar una moral, ética o leyes religiosas, o un estilo de vida preferido​.
La nacionalidad es la condición que reconoce a una persona la pertenencia a un Estado o nación, lo que conlleva una serie de derechos y deberes políticos y sociales.
La cultura es el conjunto de todas las formas, los modelos o los patrones, explícitos o implícitos, a través de los cuales una sociedad regula el comportamiento de las personas que la conforman. Como tal incluye costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestimenta, religión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias.
La subcultura es un subgrupo identificable de la sociedad con comportamientos, creencias, valores y normas diferentes (aunque no necesariamente en oposición) a la cultura dominante a la cual pertenece, concediendo a los individuos que la integran una identificación grupal relacionada a factores estéticos, políticos, sexuales, identitarios, etc. La política son las actividades, acciones y principios que constituyen la forma en que una sociedad se organiza y gobierna. El concepto también es usado para referirse al partidismo.

Racismo (sentimiento exacerbado del «sentido racial» de un grupo étnico, que habitualmente causa discriminación o persecución contra otros grupos étnicos), discriminación étnica y cultural, antisemitismo (odio hacia los judíos basado en una combinación de prejuicios de tipo religioso, cultural y étnico), xenofobia (miedo, rechazo u odio al extranjero o inmigrante), discriminación política (desprecio a formas de organización social o hacia ideales diferentes de los propios), entre otras, son formas de discriminación que parten de conductas etnocéntricas, universales y de larga data. Hay ejemplos a lo largo de la historia de dominadores y dominados que retratan estas formas de discriminación desacreditando y degradando a los dominados para justificar la imposición por la fuerza de su propio sistema de vida y defender de esta manera sus intereses. Recordemos que los pueblos dominados siempre fueron los “bárbaros”, “herejes”, “impuros”, “negros”: los otros. Para poner ejemplos concretos, podemos hablar de las grandes inmigraciones actuales en Europa o Sudamerica, donde personas nacidas en los países destino ejercen discriminación hacia les migrantes argumentando que “les vienen a sacar trabajo, cobrar un plan y atenderse en sus hospitales”. Podemos también hablar del caso de las subculturas, que muchas veces son incomprendidas, desarraigadas del contexto por el cual surgen y estigmatizadas por la cultura dominante como malas influencias para los jóvenes, o medios que fomentan la drogadiicción, el suicidio y malas prácticas en general.

El estatus socioeconómico

El nivel o estatus socioeconómico es una forma de medir (combinando aspectos económicos y sociológicos) la preparación laboral de una persona y la posición económica y social individual o familiar en relación a otras personas, basada en sus ingresos, educación, y empleo.

Podemos definir la exclusión social como una situación de acumulación y combinación de factores de desventaja diversos, vinculados a diferentes aspectos de la vida personal, social, cultural y política de los individuos; se entiende como un concepto multidimensional, que afecta negativamente a los diferentes aspectos del desarrollo humano, no sólo a los materiales. Sus dimensiones podríamos desglosarlas básicamente así:

A- La privación económica: ingresos insuficientes en relación con el contexto, empleo inseguro, falta de medios para el acceso a recursos diversos.
B- La privación social1: ruptura de los lazos sociales o familiares que son fuentes de capital social y de mecanismos de solidaridad comunitaria, marginación de la comunidad, alteración de los comportamientos sociales e incapacidad de participar en las actividades sociales, deterioro de la salud, etc.
C- La privación política: carencia de poder, incapacidad de participación en las decisiones que afectan a sus vidas o participación política.
Un ejemplo de esto es la dificultad de acceso a la educación formal que tienen los sectores con menos recursos económicos de la sociedad. Si bien no es una regla, la falta de recursos económicos, influye en la salud y desarrollo emocional de las personas y de sus familias, factores que afectan la posibilidad de invertir dinero y tiempo en una carrera universitaria, en la permanencia en la escuela o incluso en una educación informal.

Recordemos que los diferentes tipos de discriminación pueden coexistir e incrementar la vulnerabilidad.

¡Tips para ser más diverses!


  • Más organizaciones profesionales, empresas, comunidades, entes financieros que fomenten la diversidad e inclusión de las personas todas.
  • Prestale atención a la accesibilidad: es importante pensar en espacios físicos y virtuales para todas las personas y sus diversidades funcionales. Podés sumar señalización en tus flyers, en la web del evento, en el espacio donde hacés el evento, por ejemplo: señalización de espacios en los eventos con íconos e indicadores de si el espacio es accesible, ya que ayuda a la planificación de las personas con alguna diversidad funcional a la hora de asistir; validadores de accesibilidad para páginas web; recordar que la letra ‘x’ o el símbolo ‘@’ usados en el lenguaje inclusivo, no pueden ser leídos por los lectores de pantalla.
  • Si organizás un evento, recordá que no todas las personas comen lo mismo, ya sea por deseo o necesidad. Preocupate por garantizar opciones celíacas, vegetarianas y veganas. De la misma forma, tené presente que no todas las personas tienen el mismo poder adquisitivo. Tratá de ofrecer becas, entradas gratuitas, ayudas económicas para transporte y/o materiales, etc.
  • Representatividad: es imprescindible contar con educadores, líderes y conferencistas que se ocupen de debatir y transmitir los conocimientos. No participar ni presenciar conferencias o eventos en los cuales el plantel del speakers no sea diverso o en los cuales no te sientas representade.
  • Prestá atención a la hora de formar equipos de estudio/trabajo e involucrarse en espacios con temáticas y/o personas diversas (¡hay que ocupar los espacios!).
  • Ejercitá la empatía: cuando algo te haga ruido, ponete en el lugar de la persona que está en una posición vulnerable respecto a la tuya. Poné especial atención a las opiniones y requerimientos de quien pide auxilio o se anima a hacer declaraciones. Una opción a esto es brindar un canal de comunicación previa al evento para que las personas puedan manifestar sus necesidades/contar con alguna persona que pueda hacer de nexo ante eventuales requerimientos que se manifiesten. Definí (o exigí que se defina) si en el grupo/evento que creaste o del qué formás parte se habla sobre política partidista y/o formas de organización y reglamentá los límites.
  • Implementá un CoC (código de conducta) por más pequeño que sea el evento o comunidad. De esta manera definís qué cosas están bien y mal y qué pasos a seguir se toman ante situaciones de acoso/violencia (HINT: buscá, lee otros CoC, copypasteá; ¡hay muchos y muy buenos!)
  • Cuestionate todo lo aprendido, la norma, lo impuesto: deconstruíte, incorporá el concepto “divertad” en tu diccionario diverso ;).